Saltar al contenido
CreacionesAbelart.com

Aerografía sobre coche

Tener un coche personalizado con aerografía, pueden parecer palabras mayores frente a vinilarlo, y puede que lo sean, ya que, el dibujo artístico al finalizar la tarea se protege con el mismo lacado que se le hace al coche, y el vinilo, no requiere de «tanto» esfuerzo, ni de trabajo ni económico, pero al fin y al cabo, estás pagando por una pegatina que, empieza a deteriorar desde el minuto uno de exposición al sol, más que a la vez, sea una opción valida a quien quiera algo de gran calidad a medio-corto plazo.

Cambio de color al coche [trabajo de planchista]

En este caso, el coche es un toyota auris de ’07 que, tenía todas las piezas para masillar, debido a roces sobre todo, en pilares de parkings. Este paso no es un paso previo en sí mismo, pero aprovechando que sí o si, se tenía que hacer una lavada de cara a todo el coche, se aprovechó para hacer el cambio de gris a rojo.

Aerografiar un coche con pintura bicapa

Para hacer una aerografía a un coche, no requiere de ninguna imprimación previa especial; se realiza un matizado de la laca de las piezas a pintar, y se pinta la aerografía artística de la misma manera que se pintaría en cualquier otra superficie.

Tiempos para realizar la aerografia

En mi caso, dedico todo el tiempo que quiero dedicar. La mítica frase de que el poro de la pintura se cierra pasadas ciertas horas es una realidad que afecta a la plancha y pintura. Yo en mi experiencia personal no he tenido problemas de agarre, al menos, en lo que a tiempos refiere (en otros escenarios o por otros motivos si que los he tenido).

El lacado de la aerografía

La laca no tiene ningun misterio más alla del tamaño de la pieza, y la posición horizontal. Es muy fácil pasarnos de cantidad de barniz aplicado, y con ello, que empiezen los gotazos y chorretones de esta. Acertando en la aplicación, a mi me gusta darle al menos dos manos a todo lo que hago, por lo que, dejo secar, matizo, y vuelvo a lacar.

El precio de una aerografía en el coche

Esto es tan ambiguo como las horas dedicadas al trabajo y los materiales. Si cambiar el color del coche oscila entre los 600 y los 1500 euros, según color y masillado, la aerografía en este caso, puede oscilar los 1300-1500€, contando ya con el tamaño, y el lacado de las dos piezas.

Puedes ayudarme compartiendo este post en tus redes sociales o pasándoselo a un amigo.

Podría también ser de tu agrado: